El agua es calidad de vida

Rehabilitación de un sistema de suministro de agua cerca de la frontera entre República Dominicana y Haití.

Aribel Morón y su esposo Daniel viven en Arroyo Blanco al Medio, en Santiago Rodríguez, cerca de la frontera con República Dominicana y Haití. Esta es una comunidad esforzada de granjeros lecheros trabajadores. ¿Su principal limitación para el desarrollo? Escasez de agua. El sistema de suministro de agua de Arroyo Blanco nunca estuvo completamente operativo ni fue confiable, dejando a los hogares sin agua corriente durante semanas. Tienen que depender de camiones que irían al río más cercano, transportarían un poco de agua y se la venderían a los habitantes de la comunidad. Uno tiene que preguntarse cómo es tener esta enorme limitación con la situación actual de la pandemia de COVID-19. No tener agua dificulta la adopción de prácticas de saneamiento e higiene para prevenir enfermedades infecciosas. Un simple acto como lavarse las manos con jabón se convierte en un enigma.

Con el apoyo de USAID y dos socios privados, Industrias San Miguel (ISM) y Fundación Popular, el Programa de Seguridad del Agua liderado localmente rehabilitó las áreas más críticas del sistema de suministro de agua de Arroyo Blanco. Esto incluyó la instalación de un nuevo sistema eléctrico y de bombeo de agua, la reparación de tuberías, la rehabilitación de la planta de filtrado de agua y la construcción de un muro de gaviones para proteger el área de entrada de agua de las inundaciones. Estas iniciativas fueron implementadas por Fundación REDDOM en colaboración con el Instituto Nacional de Agua Potable y Alcantarillado (INAPA) y el Comité de Desarrollo Arroyo Blanco (organización comunitaria).

Como dice Aribel: “Ahora tenemos agua incluso de noche, esto es calidad de vida”. El programa USAID está ayudando a 692 hogares (2,300 personas) a aumentar su acceso al agua mejorando el sistema de suministro de agua de Arroyo Blanco y las comunidades cercanas.