USAID y REDDOM benefician 1,300 hogares

Con una inversión de 2.3 millones de dólares, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del Programa de Seguridad Alimentaria y Saneamiento en la Región Noroeste, implementado por la Fundación REDDOM beneficiaron a 1,300 hogares de siete (7) comunidades de la región Noroeste a través del acceso a agua potable. Unas 5,200 personas mejoraron su calidad de vida luego de recibir agua potable y de que se instalarán 535 facilidades sanitarias mejoradas en igual número de familias de la zona.

El Programa se llevó a cabo en las comunidades de Lajas y Clavellina en Dajabón; los Bateyes Maguaca, Madre, Isabel y Walterio de La Cruz de Manzanillo en Montecristi, así como Las Caobas en Santiago Rodríguez. La iniciativa se desarrolló en estas localidades debido a los niveles sustancialmente altos de pobreza, de acceso limitado al agua potable, la disposición de pruebas de enfermedades transmitidas por el agua, la necesidad de mejora de los servicios de saneamiento, el acceso restringido a una dieta equilibrada y variada, y la existencia de una significativa población de niños menores de 5 años de edad que eran afectados negativamente por todas estas deficiencias. Para la implementación del mismo se contó con la participación como contrapartes del Instituto para el Desarrollo del Noroeste (INDENOR), la Asociación de Bananos Ecológicos de la Línea Noroeste (BANELINO), el Proyecto de la Cruz de Manzanillo, así como el apoyo de la Gerencia Regional del Ministerio de Salud.

El objetivo del programa fue promover la adopción de mejores prácticas de manejo del agua, saneamiento, higiene y nutrición, fortalecimiento de la capacidad local para proveer los servicios mencionados anteriormente, así como la movilización de capital del mercado local para el desarrollo de soluciones de agua y saneamiento. Asimismo, se logró fortalecer la capacidad de los actores locales para gestionar el acceso equitativo a agua y saneamiento, al tiempo que se apoyó la implementación de estrategias de adaptación al cambio climático para preservar la provisión de agua en comunidades vulnerables.

En ese sentido 1,117 hogares fueron beneficiados con filtros de agua, se entrenaron 1,030 personas en prácticas recomendadas de agua, saneamiento, higiene y nutrición, mientras que 50 personas fueron entrenadas en operación y mantenimiento de los sistemas de agua y saneamiento y se dejaron instalados 3 comités de agua y saneamiento entrenados para gestionar los sistemas con una perspectiva de adaptación al cambio climático. De las siete comunidades intervenidas, una de ellas padecía de un grave problema sanitario por la falta de soluciones sanitarias adecuadas, problema que fue solucionado y al finalizar el programa toda la comunidad contaba con una letrina adecuada, convirtiendo esta zona Libre de Defecación Abierta.

Otros de los logros del programa se enfocaron en la mejora de la nutrición a través del establecimiento de 222 huertos familiares, 37 módulos de gallinas ponedoras, 7 huertos escolares, 1 germinador y 2 módulos de lombricultura para promover la diversificación dietética. También se capacitó a 20 doctores en nutrición e higiene para niños y mujeres en edad reproductiva y se fortalecieron los equipamientos de 7 Unidades de Atención Primaria para proveer asistencia a niños y mujeres en edad reproductiva. Con este programa la USAID contribuye a alcanzar las metas de la iniciativa del programa de Agua, Saneamiento e Higiene (WASH, por sus siglas en inglés) a través del incremento en el acceso equitativo a agua potable y servicios básicos de saneamiento. Así mismo apoya las metas de la Iniciativa mundial del Gobierno de los Estados Unidos contra el hambre y la seguridad alimentaria (Alimento para el Futuro) al mejorar la producción de alimentos con valor nutritivo en huertos y pequeñas granjas, beneficiando en especial a la nutrición de los niños y a las mujeres en edad reproductiva.